¿Quienes somos?

Somos un Centro de producción audiovisual que impulsa iniciativas de comunicación comunitaria bajo la premisa de que la información, la comunicación y la libertad de expresión son derechos humanos.

Tsilinkalli tiene sus antecedentes en lo que fué el Sentlalistli In Tlakeualistli Tonemillis "Xoxokoltekayotl" (Centro de Promoción Cultural "El Jugo de la Ciruela") en Xoxocotla, Morelos. Ahora, es el brazo de comunicación y difusión para la creación de significados que contribuyan a la reconstrucción de los Territorios Culturales.
http://www.myspace.com/yankuikamatilistli

Comunicate con nosotros: tsilinkalli@yankuikamatilistli.net
facebook facebook.com/tsilinkalli.sonora

¿Cual brecha tecnológica? ¡ESCÚCHANOS EN TU CELULAR! Ahora ya puedes hacerlo mediante estos enlaces:
Apple (iPhone/iPad): http://184.107.179.163:1935/shoutcast/yankuik.stream/playlist.m3u8
RTSP (Android/Blackberry/Nokia/VLC): rtsp://184.107.179.162/shoutcast/yankuik.stream

Tsilinkalli Radio

Cargando ...
Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime
Artista:
Titulo:
Dedicado para:
Su nombre:
Su email:

miércoles, 1 de noviembre de 2017

LA MUERTE NO ES ESPANTO

En este mundo matraca, de morir nadie se escapa.
Somos mortales… Como una flor nos iremos secando aquí sobre la tierra… Meditadlo, señores águilas y tigres. Aunque fuerais de jade o de oro, también iréis al lugar de los descansos.

 Para los aztecas, los mayas y los pueblos indígenas del antiguo México, la muerte no era el fin, sino el paso hacia una vida mejor. Cuando alguien moría, organizaban fiestas para animar al espíritu en su largo viaje por los nueve ríos de Chignahuapan.

Nuestros abuelos creían que la vida en el más allá dependía de cómo habías muerto, no de cómo habías vivido. No esperaban castigos, sino alegrías.

Si morían bebés, sus almas iban a Chichihualco donde se alimentaban eternamente del árbol de la leche.

 Cuando la muerte tenía que ver con el agua, el alma iba al reino de Tláloc, al eterno verano. Ahí disfrutaban por siempre nadando y comiendo cosas exquisitas. 

Los guerreros muertos en combate se transformaban en aves de rico plumaje.

 Así fue hasta que llegaron los españoles…

En este mundo matraca, de morir nadie se escapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario