¿Quienes somos?

Somos un Centro de producción audiovisual que impulsa iniciativas de comunicación comunitaria bajo la premisa de que la información, la comunicación y la libertad de expresión son derechos humanos.

Tsilinkalli tiene sus antecedentes en lo que fué el Sentlalistli In Tlakeualistli Tonemillis "Xoxokoltekayotl" (Centro de Promoción Cultural "El Jugo de la Ciruela") en Xoxocotla, Morelos. Ahora, es el brazo de comunicación y difusión para la creación de significados que contribuyan a la reconstrucción de los Territorios Culturales.
http://www.myspace.com/yankuikamatilistli

Comunicate con nosotros: tsilinkalli@yankuikamatilistli.net
facebook facebook.com/tsilinkalli.sonora

¿Cual brecha tecnológica? ¡ESCÚCHANOS EN TU CELULAR! Ahora ya puedes hacerlo mediante estos enlaces:
Apple (iPhone/iPad): http://184.107.179.163:1935/shoutcast/yankuik.stream/playlist.m3u8
RTSP (Android/Blackberry/Nokia/VLC): rtsp://184.107.179.162/shoutcast/yankuik.stream

Tsilinkalli Radio

Cargando ...
Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime
Artista:
Titulo:
Dedicado para:
Su nombre:
Su email:

miércoles, 30 de mayo de 2012

Revista Cultural In Malakatl Carlos_30_05_2012

Termina el mes . . . bueno, todavía falta un día , pero ya casi estaremos entrando al mes que nos marca la mitad del año.

Hay espectativas grandes, nuevos aires, esperanza en la juventud. Mucha alegría y propuestas para poder conquistar el futuro inmediato en el proceso electoral.

Besos, encuentros y desencuentros. Debates, discusiones y muchas cosa que seguirán resonando haciendo temblar estructuras, deshaciendo mitos y derribando ídolos.

Somos una sociedad viva que se mueve. Pero no se mueve sola o sin razón. Hay mucho sembrado a lo largo de los años de letargo.



En In Malakatl pensamos los invitamos a reflexionar y hoy estuvimos abordando el artículo de Pietro Ameglio:


YO SOY EL 132: REFLEXIONES INICIALES DESDE LA RESISTENCIA NOVIOLENTA

Esta movilización actual de jóvenes – en su origen universitarios- nos ha inyectado a todos en el país una semilla de esperanza y lucha no menores, en momentos muy oscuros de la realidad nacional, por diversas razones, y sin soluciones viables en el corto plazo: en medio de la constante y brutal “cuota de muertos y desaparecidos” del “exterminio masivo”, con formas de guerra civil que nos atraviesa, ahora con masacres ejemplares en Guadalajara, Chihuahua, Cadereyta y Nuevo Laredo, aunada a una nueva ola de “exterminio selectivo” (como cíclicamente conoce la historia mexicana), con los asesinatos de la periodista de Proceso Regina Martínez y 3 reporteros más en Veracruz, de los tres comuneros de Cherán y del maestro Teódulo de Ostula.
En esta movilización, muy incipiente y frágil aun, pero también real, creemos que están presentes algunas originalidades de la historia de nuestro país. Apuntaremos aquí sólo unas breves reflexiones acerca del terreno de la acción noviolenta y de la resistencia civil pacífica, que es una de las características visibles que tiene. Nos parece que se trata de una prolongación –o actualización- del “Ya basta” (enero del 94) y del “Estamos hasta la madre” (marzo 2011), lo que no quiere decir que tenga formas o duración similares. Para empezar, este “grito de masas en la calle” –eso sí análogo a los otros dos- está encabezado por un  sujeto social distinto: no las comunidades indígenas mayas chiapanecas zapatistas o los familiares de las víctimas de la brutal “guerra al narco de Calderón”, sino por jóvenes –en su mayoría estudiantes- que se rebelan ante la manipulación informativa y el trato de “no sujetos” a los que se les somete, ante la imposición del gran capital de un virtual presidente nacional y, sobre todo, ante la “ausencia de esperanza en su futuro”: son más de la cuarta parte de la población del país (30 millones) y las principales víctimas del desempleo, de la falta de educación, de la violencia social. 
Nos parece  así importante asociar estos tres gritos de la reciente historia mexicana, que expresan  tres actores sociales distintos, todos violentados y exterminados por el sistema económico y político, que movilizan, una vez más, a una parte sustantiva de la “reserva moral” mexicana, en forma masiva, en la calle y radical en sus demandas. Estos jóvenes actores han colocado en el debate nacional una nueva “frontera moral y material de inhumanidad” y nos están advirtiendo que no van a traspasarla con sus cuerpos. Es una expresión clara de indignación y firmeza moral, seguida de acciones noviolentas materiales en concordancia con esa firmeza. Estamos así asistiendo tal vez  a la constitución de una nueva “arma moral” (cuerpos firmes con reflexión, según J.C.Marín, fuerza de enorme importancia en el México actual, que muestra cómo la fuerza material nace de la moral y no viceversa como muchos creen). Su “fuerza social” dependerá de la capacidad de desarrollar una reflexión y acción autónomas y radicales, en el sentido de enfrentar las raíces del problema que apuntan, por ello la necesidad del mayor cuidado en su crecimiento, en todo sentido, en mantenerse firmes en la coherencia entre el fin y los medios (intercambiar libros, moverse y reflexionar colectivamente, boicotear…), sin dejarse penetrar por las ideologizaciones, falsos radicalismos, sectarismos o partidismos.
 Asimismo, “Yo soy el #132” es un lema profundo, que se puede asociar a otros del tipo “Todos somos Marcos” o –en sentido inverso- “No en nuestro nombre”; nace de una valiente acción de jóvenes de la jesuita  universidad Iberoamericana que deciden “dar la cara”, con toda su identidad, y confrontar abiertamente las acusaciones de “no pensantes” que les hizo el equipo de campaña del candidato del PRI. Inició con la activación de una importante “arma noviolenta” que es el “judo político” donde se revierten los efectos de una acción negativa del adversario sobre sí mismo.
Es, en el México actual, también una forma importante de “romper el miedo” y “enfrentar al adversario”. No es poca cosa en una sociedad atravesada por una guerra que ha generado casi 60 mil muertos y 10 mil desaparecidos. Otra variable muy importante en este aspecto es que se trata de una lucha que se expresa “en la calle” y confronta así a la frase más común que los señores de la guerra han instalado, para construir la “inseguridad ciudadana” y el consecuente aterrorizamiento social: “Ya no puedo salir  a la calle”. Recuperar el espacio público para la sociedad civil es una de las tareas de construcción de paz y justicia más centrales actualmente para “parar la guerra en México”.
Otro elemento interesante de resaltar en cuanto a la acción noviolenta de este movimiento, es la decisión mayoritaria, en la gran concentración del miércoles 23 de mayo, de dirigirse a Televisa y no al zócalo, lo que que esconde atrás una importante variable táctica en el sentido que el “lugar de la acción” es determinante para el mensaje que se quiere dar y en la acumulación de fuerza moral. Además de las pancartas, lemas, cantos, símbolos usados para expresar la protesta, vemos que se va construyendo una reflexión estratégica en consonancia, lo que es fundamental para mantener la coherencia indispensable entre palabra y acción.
Esto se une con la actual propuesta de realizar el próximo 30 de mayo un “boicot de 2 horas a Televisa” en la nochecita. Lo que está detrás de esta acción es otro elemento estratégico noviolento importante: escalar las formas de acción. Con el actual nivel de control político-militar en México, todos percibimos que las movilizaciones de masas en espacios abiertos (marchas-caravanas-mítines-conciertos-acciones simbólicas…) no son suficiente presión hacia los aparatos de poder que instalan la violencia, el autoritarismo y la injusticia. En las formas de acción noviolenta existe una rica experiencia histórica mundial – donde el gandhismo y el zapatismo son referencias obligadas- en el terreno de lo que se llama la “no-cooperación”: dejar de reproducir, con el cuerpo, la reflexión o los recursos, las fuentes de poder del adversario en la situación de inhumanidad que confrontamos. Es una forma más radical de decir “No cuenten conmigo”, “Hasta aquí llegué”. La historia apunta que para que estas formas de acción sean eficaces necesitan ser sobre todo masivas, tener objetivos claros y posibles de alcanzar por la mayor cantidad de población, que apunten al centro del sujeto que agrede, tener alternativas para quien la ejerce, cesar cuando el adversario corrige realmente su violencia. Las acciones más frecuentes, en este terreno, han sido la huelga o el boicot, o incluso ciertos tipos de ayunos, pero es un campo muy fértil de la lucha, que antecede al de la desobediencia civil, donde sí abiertamente se desobedece una ley, cosa que en la no-cooperación no sucede y permite así que mucha más gente se integre.   
En la situación de guerra actual existe un hecho social por el que muchos estamos co-operando con ella normalizando lo inhumano: el “silencio”, aunado a hacer como que no es tan grave lo que pasa, que “está mejorando” la situación porque baja la curva de muertos en algunos periodos, que con el regreso del PRI todo volverá a “ser normal”, que las víctimas “algo habrán hecho”…etc. etc. Así, uno de los obstáculos más grave y costoso para detener esta guerra ha sido el “silencio de los cuerpos” (y en muchísimos casos también en las palabras) de una parte clave de la reserva moral nacional que debería constituir un arma fundamental de lucha noviolenta en las calles, como son los  jerarcas de las iglesias, de las universidades e instituciones educativas, escritores y artistas…todos hemos dejado solas a las víctimas. Por ello, adquiere mayor trascendencia la acción de esta porción de la juventud que, una vez más, “nos educa”; los “de abajo” nos muestran el camino de la “indignación moral”. Ojalá no repitamos lo que ha pasado en estos últimos meses con las víctimas de la “guerra al narco” y dejemos solos a estos jóvenes. Por lo pronto, podríamos ser convocados a “Dejar de co-operar con nuestro silencio” un día próximo muy preciso y “Reflexionar colectiva y simultáneamente” en todo el país –aulas, plazas, mercados, parques, calles…- cómo construir una verdadera democracia informativa, cambiar el modelo económico y parar la guerra.

Pietro Ameglio
26 mayo 2012
La Jornada-Morelos

¿Qué será lo que nos espera?
¿Cual es nuestro deber en este momento histórico?

El equipo de producción de Tsilinkalli Radio los invita a no dejar de escucharnos y a que nos dejen sus comentarios para seguir con el cicuito de la comunicación.

Producción: Tsilinkalli: Ediciones de la Casa Sonora.
Conducción: Marco Antonio Tafolla Soriano
Controles y comunicaciones: Carlos bernal


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada